Dec 05, 2022 Last Updated 3:20 PM, Dec 4, 2022

Entrevista realizada a Miguel Sorans, dirigente de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores - Cuarta Internacional y de Izquierda Socialista en el FIT-U.

Sobre la guerra en Ucrania, la situación Internacional y preguntas del estilo:

¿Cuántos socialismos hay ?
¿Se puede ser de izquierda y no apoyar a la 1nvas10n?
¿Está Ucrania entre dos imperios ?
¿Cual será el futuro de Europa?

Mira la entrevista por Youtube

Escribe Miguel Ángel Hernández, dirigente del PSL, sección venezolana de la UIT-CI

El 18 de octubre se llevó a cabo en toda Francia una jornada de protesta nacional, con huelgas en varios sectores y movilizaciones en unas ciento cuarenta ciudades y localidades de todo el país.
La acción fue convocada por las centrales sindicales CGT, Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU), el sindicato Solidarios y cuatro organizaciones estudiantiles, exigiendo aumentos salariales, en defensa del derecho a huelga y en apoyo a los trabajadores de la petrolera TotalEnergies, que se encuentran en huelga desde finales de septiembre.

El centro de la protesta es la exigencia de un aumento general de salarios a 2.000 euros, es decir, 300 euros más respecto al actual. En un país donde la espiral inflacionaria avanza, especialmente en los alimentos que han experimentado un incremento de 10%, los salarios siguen estancados.

A la jornada de protesta que semiparalizó al país se incorporaron trabajadores y trabajadoras del sector salud, educación, empleados públicos, así como al transporte, petroleros y trabajadores de once de las diecinueve centrales nucleares. En París se movilizaron más de 40 mil trabajadoras, trabajadores y jóvenes, siendo una de las ciento cuarenta marchas que se realizaron en todo el país.

La huelga del martes 18 tuvo especial repercusión en los trenes regionales, circulando solo la mitad. En las rutas ferroviarias de cercanía a la capital, la paralización habría sido de un 25%. También se han visto afectados los autobuses urbanos, suspendiendo el servicio un tercio de sus líneas. Hubo huelga en el subte. Y restricciones ferroviarias en la conexión entre Francia y España, así como entre París y Londres. En el sector educativo y en el sanitario la huelga fue parcial. Sin embargo, los organizadores de la jornada de protesta amenazaron con continuar las medidas de fuerza en los próximos días.
La acción huelguista fue precedida por una marcha “contra la vida cara”, realizada el pasado domingo 16 en París, convocada por organizaciones de izquierda, en la cual habrían participado unas 100 mil personas.

Crece el malestar social

El “octubre caliente” en Francia es consecuencia del gran malestar social que se viene acumulando en la segunda economía de Europa, producto de la caída abrupta del nivel de vida de las trabajadoras y trabajadores por el incremento de la inflación. Esto contrasta con los altos beneficios obtenidos por las empresas petroleras y petroquímicas. El gran repudio por parte de las trabajadoras y trabajadores, se produce porque ven cómo las grandes transnacionales siguen lucrándo, en medio de la crisis económica agravada por la invasión de Putin a Ucrania.

Sigue la huelga de petroleros

La gran jornada de protesta se produce con el trasfondo de una huelga en las refinerías de la petrolera TotalEnergies, que comenzó a finales de septiembre, por aumento de salarios. El sindicato que los agrupa exige un aumento de un 6%, mientras que la transnacional petrolera habría obtenido ganancias por 8 mil millones de euros.

TotalEnergies, al igual que la mayoría de las empresas petroleras y petroquímicas, ha obtenido ganancias récord, gracias al aumento de los precios de la energía como consecuencia del agravamiento de la crisis económica capitalista, potenciada por la invasión de Rusia a Ucrania, y las sanciones impuestas a este último país.

La huelga en las refinerías de petróleo redujo la producción de gasolina en más del 60% y dejó a una de cada tres gasolineras con escasez de combustible, generando largas filas para surtir a los vehículos. Sin embargo, el gobierno derechista de Macron impuso por la fuerza la reincorporación al trabajo de muchos trabajadores de Total, logrando reducir la escasez a un 30%. Esta acción del gobierno produjo un gran rechazo entre muchos trabajadores que consideraron la medida como una restricción del derecho a huelga.

Todo esto sucede en momentos en que el gobierno de Macron pretende aprobar en el parlamento el presupuesto del 2023 a través de un mecanismo de vía rápida, contemplado por la constitución. Y tiene pendiente una reforma de las pensiones para aumentar la edad de 62 a 65 años, que en el 2019 fue frenada por la movilización obrera y popular.

Desde la UIT-CI respaldamos las huelgas, y la movilización de las trabajadoras, trabajadores y jóvenes franceses que hoy luchan por salarios, contra la inflación y el ajuste del gobierno de Macron. Rechazamos las restricciones al derecho a huelga impuestas por su gobierno a los trabajadores petroleros de TotalEnergies.

Apostamos a que continúen las jornadas de protesta hacia una huelga general, y que al calor de la lucha los trabajadores y jóvenes se organicen en la perspectiva de conformar una alternativa socialista revolucionaria que enfrente al gobierno y su ajuste.

Irán: huelgas de los principales sindicatos del país y continúan las protestas masivas

En Irán los docentes convocaron a una huelga de dos días. Los sindicatos de la industria alimentaria y de la industria petrolera también han iniciado huelgas. Esto se produce al tiempo que se inicia el segundo mes de protestas por los derechos de las mujeres, luego de que Mahsa Amini muriera el 16 de septiembre mientras estaba bajo la custodia de la llamada “policía de la moral”.
El régimen reprime brutalmente, con más de 200 asesinados, entre ellos más de 20 menores, y 7.500 presos. Pero no consigue frenar el movimiento. Crece el odio popular a la dictadura capitalista islámica.
Las manifestaciones de solidaridad internacional también continúan. En Berlín, unas 80.000 personas salieron a las calles el sábado en apoyo a la lucha iraní.


Gran Bretaña: crisis política y siguen las huelgas

La primera ministra británica Liz Truss renunció el pasado jueves, habiendo durado solo seis semanas, después de intentar anular impuestos a grandes empresas. Esto fue criticado hasta por el FMI. El nuevo primer ministro, otro conservador electo por el parlamento, es Rishi Sunak, un multimillonario con 1.200 millones de dólares. Pocos creen entre trabajadoras y trabajadores que solucione algo de la grave crisis de inflación y el precio de la energía.
Mientras tanto se anunciaron nuevas huelgas por salarios por parte de los ferroviarios, trabajadores portuarios y 300.000 enfermeras, entre otros gremios.    



Grandes protestas en Hungría de profesores y estudiantes

Este domingo Hungría celebra el “Día de la Revolución”. Conmemora la revuelta contra la dictadura burocrática del 23 de octubre de 1956 que fue aplastada por una invasión de la Unión Soviética.
Este aniversario ha coincidido con masivas protestas de profesores en Budapest, para exigir un aumento salarial. Decenas de miles de manifestantes, entre ellos profesores y estudiantes, han exigido mejoras salariales en la enseñanza y una respuesta para hacer frente a la elevada inflación. Alzaban pancartas denunciando la mala gestión del gobierno.
Para evitar a las masas, el primer ministro ultraderechista húngaro Viktor Orbán tuvo que irse de Budapest y hacer un acto en la ciudad de Zalaegerszeg.
 

Escribe Miguel Ángel Hernández, dirigente del PSL, sección venezolana de la UIT-CI.

El 18 de octubre se llevó a cabo en toda Francia una jornada de protesta nacional, con huelgas en varios sectores y movilizaciones en unas 140 ciudades y localidades de todo el país.


La acción fue convocada por las centrales sindicales CGT, Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU), el sindicato Solidarios, y cuatro organizaciones estudiantiles, exigiendo aumentos salariales, en defensa del derecho a huelga y en apoyo a los trabajadores de la petrolera TotalEnergies, que se encuentran en huelga desde finales de septiembre.

El centro de la protesta es la exigencia de un aumento general de salarios hasta 2000 euros, es decir, 300 euros más respecto al actual salario. En un país donde la espiral inflacionaria avanza, especialmente en los alimentos que han experimentado un incremento de 10%, mientras los salarios siguen estancados.

A la jornada de protesta que semiparalizó al país, se incorporaron trabajadores y trabajadoras del sector salud, educación, empleados públicos, así como el transporte, sumándose a los petroleros y trabajadores de 11 de las 19 centrales nucleares. En París se movilizaron más de 40 mil trabajadoras, trabajadores y jóvenes, siendo una de las 140 marchas que se realizaron en todo el país.

 

La huelga del martes 18 tuvo especial repercusión en los trenes regionales, circulando solo la mitad. En las rutas ferroviarias de cercanía a la capital, la paralización habría sido de un 25%. También se han visto afectados los autobuses urbanos, suspendiendo el servicio un tercio de sus líneas. También hubo huelga en el metro. Hubo restricciones ferroviarias en la conexión entre Francia y España, así como entre París y Londres. En el sector educativo y en el sanitario la huelga fue parcial, sin embargo, los organizadores de la jornada de protesta amenazaron con continuar las medidas de fuerza en los próximos días.

 

La acción huelguística fue precedida por una marcha “contra la vida cara”, realizada el pasado domingo 16 en París, convocada por organizaciones de izquierda, en la cual habrían participado unas 100 mil personas.

 

 

Crece el malestar social

El “octubre caliente” en Francia es consecuencia del gran malestar social que se viene acumulando en la segunda economía de Europa, producto de la caída abrupta del nivel de vida de las trabajadoras y trabajadores franceses, producto del incremento de la inflación, lo cual contrasta con los altos beneficios obtenidos por las empresas petroleras y petroquímicas, situación que ha producido un gran repudio por parte de las trabajadoras y trabajadores, que ven como las grandes transnacionales siguen lucrándose en medio de la crisis económica agravada por la invasión de Putin a Ucrania.

Sigue la huelga de petroleros

La gran jornada de protesta se produce con el trasfondo de una huelga en las refinerías de la petrolera TotalEnergies, que comenzó a finales de septiembre, por aumento de salarios. El sindicato que los agrupa exige un aumento de salarios de un 6%, mientras que la transnacional petrolera habría obtenido ganancias por 8 mil millones de euros.

TotalEnergies, al igual que la mayoría de las empresas petroleras y petroquímicas, ha obtenido ganancias récord, gracias al aumento de los precios de la energía como consecuencia del agravamiento de la crisis económica capitalista, potenciada por la invasión de Rusia a Ucrania, y las sanciones impuestas a este último país.

La huelga en las refinerías de petróleo redujo la producción de gasolina en más del 60%, y dejó a 1 de cada 3 gasolineras con escasez de combustible, generando largas filas para surtir a los vehículos. Sin embargo, el gobierno derechista de Macron, impuso por la fuerza la reincorporación al trabajo de muchos trabajadores de Total, logrando reducir la escasez a un 30%. Esta acción del gobierno produjo un gran rechazo entre muchos trabajadores que consideraron la medida como una restricción del derecho a huelga.

Todo esto sucede en momentos en que el gobierno de Macron pretende aprobar en el parlamento el presupuesto del 2023 a través de un mecanismo de vía rápida, contemplado por la constitución, y tiene pendiente una reforma de las pensiones para aumentarlas de 62 a 65 años, que en el 2019 fue frenada por la movilización obrera y popular.

Desde la UIT-CI respaldamos las huelgas, en especial las de los petroleros, y la movilización de las trabajadoras, trabajadores y jóvenes franceses, que hoy luchan por salarios, contra la inflación y el ajuste del gobierno de Macron. Rechazamos las restricciones al derecho a huelga impuestas por su gobierno a los trabajadores petroleros de TotalEnergies.

Apostamos a que continúen las jornadas de protesta hacia una huelga general, y que al calor de la lucha los trabajadores y jóvenes se organicen en la perspectiva de conformar una alternativa socialista revolucionaria que enfrente al gobierno y su ajuste.

 

(fotos y vídeos de Samuel Bravo)

Por Farid Mahoutchi, CNRI (Consejo Nacional de la Resistencia Iraní), 16-10-2022

https://fr.ncr-iran.org/

Traducción de Correspondencia de Prensa

El lunes [10 de octubre], los trabajadores de un complejo petroquímico en Asaluyeh, al sur de Irán, se levantaron en huelga. Sus colegas de la refinería de petróleo de Abadán se unieron a ellos el martes. Cuatro semanas después del inicio de las grandes protestas en Irán, la huelga de los trabajadores del petróleo y la petroquímica es considerada como un punto de inflexión.

No es la primera vez que los trabajadores del petróleo, principalmente los que tienen un contrato a término, se declaran en huelga. Pero antes, habían organizado manifestaciones para exigir sus derechos. Las protestas fueron reprimidas y muchos trabajadores de escasos recursos fueron encarcelados o despedidos. Sin embargo, los trabajadores petroleros iraníes se unieron al levantamiento nacional y a la demanda popular de «cambio de régimen».

Desencadenadas inicialmente por la muerte de una joven kurda de 22 años [Mahsa Amini] mientras se encontraba detenida por la policía, las protestas iraníes se convirtieron en una revolución, la gente exige nada menos que un cambio de régimen. Las protestas continuaron pese a la violenta represión del régimen.

El primer momento decisivo de la revuelta iraní fueron las manifestaciones del sábado [8 de octubre], a las que se sumaron los estudiantes. Estas manifestaciones se produjeron días después de la sangrienta represión durante la oración en Zahedan y después de que el Líder Supremo del régimen, Ali Jamenei, amenazara a los iraníes mientras y elogiara a sus fuerzas represivas.

El levantamiento iraní conoció lo que muchos consideran como el segundo gran momento cuando los trabajadores petroleros con contrato a término iniciaron su huelga por varias razones:

– Considerada como la principal fuente de ingresos del régimen, el cierre o la paralización parcial de la industria petrolera es un gran golpe para la teocracia gobernante de Irán. En otras palabras, los trabajadores controlan la principal fuente de ingresos del régimen.

– Los trabajadores iraníes se encuentran entre las clases más oprimidas y desfavorecidas de la sociedad. La corrupción y la incompetencia del régimen han convertido a la sociedad iraní, y en particular a la clase trabajadora, en un polvorín. Irán cuenta con casi 15 millones de trabajadores, que forman una gran parte de la población junto con sus familias. Así, los trabajadores que se unen al levantamiento suponen una seria amenaza para la teocracia en el poder.

– Los trabajadores no tienen nada que perder dada la corrupción del régimen y el saqueo de sus riquezas. Su participación en el actual levantamiento significa que las protestas han entrado en una nueva era.

– Los trabajadores petroleros iraníes cuentan con sus sindicatos y se encuentran entre los sectores más organizados por su historial de rebeldía. Esto les ha facilitado la organización de protestas y huelgas, y la rápida difusión de las mismas es una prueba de ello.

– Cabe destacar que durante los últimos meses del régimen del Sha, la huelga de los trabajadores petroleros iraníes, en 1979, supuso un golpe fatal para el régimen. La comunidad internacional no sancionó al régimen del Sha, pero la huelga de los trabajadores sacudió gravemente su economía.

En síntesis, la huelga de los trabajadores petroleros confirmó la férrea determinación del pueblo iraní de derrocar a la teocracia gobernante a toda costa. El régimen saquea la riqueza de la nación iraní para mantener su poder mediante la exportación del terrorismo al extranjero y la represión dentro del país. La comunidad internacional debe aumentar la presión sobre el régimen y apoyar a los iraníes en la exigencia del respeto de sus derechos.


Ya salió la Correspondencia Internacional N°50: La invasión a Ucrania agudizó la crisis del capitalismo
Correspondencia Internacional N.49: ¡Fuera Putin de Ucrania! Apoyo a la resistencia ucraniana. No a la OTAN
Salió la revista dedicada al tema ambiente
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Palestina: historia de una colonización
De Illia a Onganía - Nahuel Moreno - Textos de 1964, 65 y 66
Intervenciones en el segundo Congreso del MAS (1985)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Gran triunfo Multicolor / Mariana Scayola reelecta como secretaria general de Ademys

Gran triunfo Multicolor / Mariana S…

30 Nov 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Aumento de las dietas / ¡Solo el FIT Unidad lo repudió!

Aumento de las dietas / ¡Solo el F…

25 Nov 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Lo nuevo es la izquierda

Lo nuevo es la izquierda

23 Nov 2022 El Socialista N° 550

Por una fórmula única presidencial del FIT Unidad: Bregman-Solano

Por una fórmula única presidencia…

23 Nov 2022 El Socialista N° 550