Jun 25, 2022 Last Updated 12:49 AM, Jun 25, 2022

#declaración
Somos la red de voluntarios antiautoritarios de Ucrania, “Operación Solidaridad”

Aunque somos personas que tenemos muchos puntos de vista diferentes, compartimos una comprensión común de la agresión rusa. Ese entendimiento es, en resumen: que condenamos la invasión de la Federación Rusa y su liderazgo que la ha orquestado.

Como activistas anti autoritarios, nos unimos inmediatamente al movimiento de resistencia al comienzo de la guerra. Muchos de nuestros camaradas se unieron a las filas de las fuerzas de defensa. Nuestro propósito, por lo tanto, es proporcionarles todo lo que necesitan, así como ayudar a otros en necesidad siempre que podamos.

Uno podría preguntarse: "¿Cómo pueden las personas que se han opuesto constantemente al estado durante muchos años ahora defenderlo con armas y solicitar equipos militares de todo el mundo?" Nos une nuestra comprensión de esta guerra como imperialista y como un acto de agresión contra el pueblo. Aquí están nuestras razones por las cuales:

Esto no es, para usar las palabras del Kremlin, una "guerra de desnazificación". Ucrania ciertamente tiene un problema de extrema derecha, pero su escala e influencia son exageradas por la propaganda rusa, que explota y parasita el lenguaje y la tradición del antifascismo. Ucrania es un país mucho más libre que Rusia, que cada día se parece más a un régimen fascista desde que comenzó la guerra.

Esta no es una guerra para liberar a los ucranianos de habla rusa. Hoy en día, la mayoría de los combates que tienen lugar en Ucrania tienen lugar en las zonas predominantemente de habla rusa, donde los rusohablantes son las principales víctimas de estos atroces crímenes de guerra. Es por eso que los ucranianos no saludan “al ejército ruso con flores y, en cambio, se alistan con la Defensa Territorial para encontrarse con “los libertadores” de una manera muy diferente a la que afirma Rusia.

Esta no es la guerra de Rusia contra la OTAN. Tampoco es la guerra de la OTAN contra Rusia con Ucrania como representante. Somos críticos con el imperialismo occidental que es tan evidente en otras partes del mundo. Sin embargo, es Rusia, un estado que intenta imponer su hegemonía en la región, la responsable de esta guerra en particular. Si la neutralidad de Ucrania y la expansión de la OTAN hacia el Este fueran las verdaderas razones de la guerra, ya terminaría. O, tal vez, ni siquiera comenzaría.

Esta es también la guerra de Putin contra su propio pueblo. La “operación especial”, como exige y hace cumplir el estado ruso que se denomine, permitió al Kremlin instituir una dictadura brutal, reprimir manifestaciones contra la guerra, erradicar todos los medios de comunicación de oposición y dejar a tantos ciudadanos rusos que no estaban de acuerdo. con el gobierno para salir del país. Bielorrusia también se encuentra en la misma situación. La política rusa trata esta represión sistemática de la disidencia y la libertad como un anteproyecto de la hegemonía que desea establecer sobre esta región en su conjunto.

Las ambiciones imperiales de Rusia generan demandas de una magnitud demasiado costosa para que cualquiera pueda estar de acuerdo con la "paz a cualquier costo". Someterse a sus demandas conduciría inevitablemente a la derrota de todas las fuerzas progresistas regionales. Lo que implica un tratado de paz depende en gran medida de la situación en los campos de batalla. Por eso llamamos a todos aquellos para quienes la libertad, la igualdad, la hermandad y la hermandad no son palabras vacías, a apoyar el movimiento de resistencia ucraniano. Hay varias formas de hacerlo, como por ejemplo:

Apoyar directamente a las Fuerzas Armadas de Ucrania o la Defensa Territorial;
Apoyar movimientos de voluntarios e iniciativas humanitarias;
Ayudar a los refugiados ucranianos;
Exigir que sus gobiernos brinden ayuda financiera, humanitaria o militar a Ucrania;
Abogar por la cancelación de la deuda externa de Ucrania, que sería vital para la reconstrucción de la posguerra.

Finalmente, puedes apoyar la “Operación Solidaridad”. Al hacerlo, puede estar seguro de que su apoyo ayudará a los antiautoritarios que luchan por la sociedad libre. Una sociedad libre de prejuicios, desigualdades y agresiones.

Estoy viajando a Ucrania junto a compañeras y compañeros de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI), como parte de la campaña internacional Operación Solidaridad que impulsan sectores de la izquierda en la resistencia.

Desde Izquierda Socialista de Argentina y Lucha Internacionalista del Estado Español vamos a llevar materiales de primeros auxilios que se entregarán a la izquierda ucraniana como parte de la ayuda que hemos recolectado internacionalmente.
En Argentina estamos impulsando una campaña de aportes económicos a través de un bono solidario y contribuciones por los medios digitales.

Esta campaña también es impulsada con charlas de esclarecimiento y todo tipo de actividades que denuncien la situación del pueblo ucraniano.

Las y los trabajadores, jóvenes, mujeres y demás sectores populares tenemos que decir bien fuerte: Fuera la invasión criminal de Putin y de Rusia que ha provocado una verdadera catástrofe humanitaria. Apoyo a la heroica resistencia del pueblo ucraniano. No a la OTAN y a toda injerencia imperialista en Ucrania.

Es un orgullo ser parte de esta experiencia internacionalista, y agradecemos desde ya a quienes se están solidarizando con esta campaña y lo están haciendo posible.

Sumate con tu colaboración. Adquirí el bono a precio solidario



Pedilo a quien te acerca El Socialista, o a través del 11 6258-8523

Podés aportar por Mercado Pago al mismo número o por transferencia bancaria: CBU 0290068110000525850707 / Alias SOLIDARIDAD.2022


Escribe Miguel Lamas, dirigente de la UIT (CI)

Emmanuel Macron fue reelecto presidente de Francia en segunda vuelta contra la ultraderechista Le Pen, con una fuerte abstención del 28% (la mayor desde el ‘69, después del mayo francés) y otro 6% de voto nulo. El triunfo de Macron no motivó ningún festejo popular.

El domingo a la noche, conocidos los resultados, las calles de París estaban vacías. El voto que recibió de sectores populares se debió en gran medida a que querían evitar que triunfe la ultraderecha de Le Pen. Pero en los días previos a las elecciones hubo importantes movilizaciones estudiantiles y obreras, con la consigna “Ni Macron ni Le Pen”.

En primera vuelta, el centroizquierdista Jean-Luc Mélenchon, de Francia Insumisa, había sacado 22% de la votación, Le Pen 23% y Macron 27%.

Por su parte, Marine Le Pen logró en segunda vuelta una importante votación de campesinos y obreros que odian a Macron por descargar la crisis económica sobre los trabajadores.   

Ahora vienen nuevas elecciones en junio para elegir al Parlamento. El centroizquierdista Mélenchon aspira a ganar con el apoyo del Partido Comunista (PC) y del Partido Socialista (PS), que eran muy fuertes y estuvieron casi desaparecidos en recientes elecciones.

El PS, socialdemócrata, gobernó Francia durante años. El propio Macron, antes de ser presidente, fue ministro de economía de un gobierno del PS. Y antes de ser ministro fue subdirector del gran banco Rothschild, asociado a las transnacionales Nestlé y Pfizer.

Crisis económica, social y política

El marco general de esta elección son las consecuencias de la crisis económica descargada sobre el pueblo trabajador en los últimos años. Macron rebajó impuestos a las grandes empresas, y facilitó la precariedad laboral y los despidos. Esta situación fue respondida con grandes movilizaciones populares, como la de los “chalecos amarillos” (contra el aumento de la nafta) e importantes huelgas.

La consecuencia política fue un total y creciente descrédito de los antiguos partidos, desde la derecha tradicional a la centroizquierda del PS y el PC, que gobernaron o cogobernaron.

Macron surgió y triunfó en el 2017, diferenciándose de estos viejos partidos, diciendo que “no era de izquierda, ni de derecha” y que iba a gobernar pragmáticamente “sin ideologías” para “mejorar la economía”. Ahora, nuevamente en campaña electoral, habló de “proteger a los vulnerables”, cuando en los últimos meses en Francia muchos alimentos de primera necesidad aumentaron hasta un 85%, como consecuencia de la guerra de Ucrania, sin que los salarios aumenten.

También, y por motivos parecidos de ruptura con los viejos partidos, creció la extrema derecha de Le Pen.

La necesidad de construir alternativa revolucionaria

Lamentablemente las organizaciones que se dicen trotskistas, que se presentaron a elecciones como el Nuevo Partido Anticapitalista y Lucha Obrera, tuvieron muy baja votación en primera vuelta. No impulsaron una unidad de la izquierda revolucionaria y de los trabajadores, que podría haber avanzado en una alternativa visible  para las masas oprimidas que rompen con los viejos partidos.

Para la segunda vuelta el centroizquierdista Mélenchon, que fue quien capitalizó los votos de izquierda, llamó a votar “contra Le Pen”, sin decir nada de Macron, y ahora proyecta ganar las parlamentarias para cogobernar como primer ministro, de acuerdo a la ley francesa.

En lo inmediato, el precario triunfo de Macron hace posible y necesaria la unidad para la lucha de los trabajadores, exigiendo a las centrales sindicales un plan de lucha por las demandas más urgentes, de aumento salarial, no al aumento de edad jubilatoria, defensa del empleo, contra despidos, impuestos a las grandes empresas. Las manifestaciones estudiantiles y obreras “ni Macron ni Le Pen” muestran la necesidad de construir una alternativa revolucionaria ante la crisis capitalista y política que vive Francia.

Con la participación de treinta y dos organizaciones de veintiún países distintos, se realizó en Dijon (Francia) entre el 21 y 24 de abril, el 4º encuentro de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas. Se reunieron más de 150 participantes y otros 52 no pudieron hacerlo por problemas de visado. Las delegaciones más numerosas correspondían a CSP- Conlutas (Brasil), Solidaires (Francia) y CGT (Estado Español), las organizaciones impulsoras de la red. La Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI) y la sección en el Estado Español Lucha Internacionalista (LI), participamos en calidad de observadores. En el encuentro fue muy importante la colaboración con los compañeros sindicalistas del STTC (call centers) y STOP (profesores) y militantes del MAS (Portugal).

 Se abordaron discusiones por sectores con el objetivo de establecer estrategias comunes y coordinar mejor las actividades de solidaridad en los conflictos sindicales. Entre las luchas destacó la intervención de Adriana Urrea secretaria general del sindicato de Subnotimex (México), que lleva más de dos años de larga huelga en la agencia de noticias pública. Se aprobó una campaña de apoyo a su lucha. Asimismo, se abordaron debates temáticos como mujer, racismo, migraciones, control obrero.

 Los puntos de debate centrales fueron los de Ucrania y Palestina. El primero lo presentó una compañera en representación del sindicato Unión Independiente de Mineros de Kryvyi Rih, presentando la lucha del sindicato y la clara determinación del pueblo ucraniano de enfrentar la invasión de Putin. Muy importante en este punto fue el informe que presentó el delegado del sindicato polaco Inicjatywa Pracownicza (Iniciativa Obrera), que juega un papel muy destacado en la coordinación de la solidaridad, tanto en la acogida de refugiado Ws/as, como en los convoyes que se están realizando a sindicatos ucranianos o en la campaña Operation Solidarity.

 El encuentro venía marcado por el convoy que días después salía de Francia, con veintiún sindicalistas de Solidaires, CSP Conlutas y SICOBAS (Italia), para entregar ayuda humanitaria el 1º de mayo en Lviv (Ucrania) al sindicato minero de Kryvyi Rih. En el debate, Diego Vitello, delegado del Metro de San Pablo, integrante de Conlutas y dirigente de CST (UIT-CI) reafirmó el apoyo a la resistencia ucraniana y la necesaria solidaridad internacionalista de clase para apoyar el sindicalismo y los sectores de la izquierda ucraniana, como la Operation Solidarity, desde una posición opuesta a la OTAN y a los imperialismos norteamericano y europeos. La reunión nos permitió establecer lazos con el sindicato minero ucraniano y el sindicato polaco IP, con vistas al envío del material médico que llevaremos en la Operation Solidarity en los primeros días de mayo.

También tuvo un punto específico Palestina, con un delegado del sindicato de correos de Hebrón. Denunció la política sionista, las graves condiciones que han vivido en este periodo de pandemia bajo el apartheid que aplica Israel contra los y las palestinas, y la agravación de la represión de las últimas semanas. Por último, hizo un llamado a continuar con la solidaridad con el pueblo palestino y a mantener las campañas de BDS contra el sionismo. Se votó una resolución de apoyo. Con otra resolución se solidarizó con el pueblo saharaui, reafirmando su derecho a la autodeterminación. Una más exigió el fin de la represión y la libertad de los represaliados en Cuba.

 Otras dos mesas, sobre precariedad y ecología completaron los debates en el encuentro. Se aprobaron numerosas resoluciones, entre ellas una actualización del manifiesto de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas. Se fijó para dentro de dos años el 5° encuentro que tendrá lugar en Brasil.

 


De izquierda a derecha: André Pestana (Sindicato de Profesores y del MAS de Portugal), Diego Vitello (Delegado Metro San Pablo y de la CST, Brasil), Isarn Pardes (Lucha Internacionalista (LI), Estado Español, UIT-CI), Angela Lima (MAS de Portugal), Nuno Geraldes (Sindicato Calls centers y del MAS) y Josep Lluis Alcázar (LI y del Secretariado Internacional de UIT-CI).


Corresponsal UIT-CI,
26 de abril de 2022

Sergey Movchan, periodista y activista ucraniano, es uno de los voceros de la organización Operación Solidaridad, red de voluntarios de izquierda creada a raíz del inicio de la invasión rusa, de la cual la UIT-CI forma parte. En un video reproducido en uit-ci.org, relata la participación en la lucha contra la invasión, agradece y reclama solidaridad internacional. A continuación reproducimos un extracto de su declaración.
 
Hoy en día, toda la izquierda ucraniana, a pesar de las diferencias de opiniones, condenamos y resistimos esta guerra, esta invasión imperialista.
Cada uno está en su puesto de lucha. Algunos se han dedicado a las organizaciones voluntarias ayudando a los refugiados. Otros han tomado las armas para enfrentar al agresor.
Desde Operación Solidaridad, ayudamos a los compañeros que están en la defensa territorial. Sin nuestra ayuda y la suya -la de nuestros camaradas- me temo que no podrán sobrevivir allí.

¿“Desnazificación” de Ucrania?

Sí, existe la extrema derecha en Ucrania. El pasado año hubo 180 casos de violencia de extrema derecha en Ucrania. Sin embargo, la mayoría de estos casos no terminaron con lesiones graves. Más aún, no hubo ni un solo asesinato.
Pero, durante las primeras tres semanas de invasión rusa, de un régimen cercano al fascismo, con la supuesta “desnazificación de Ucrania” ya han muerto miles de personas y las ciudades se están convirtiendo en escombros. Evidentemente, ésta no es la desnazificación por la que luchamos la gente de izquierda en Ucrania.

¿“Liberación de los ciudadanos rusohablantes”?

En estos momentos la guerra se libra en los territorios donde reside esta misma población rusohablante y el ejército ruso está matando a los civiles rusohablantes. Y esta población rusohablante se están uniendo masivamente a la defensa territorial, haciendo cócteles molotov y barricadas. Y en las ciudades ya ocupadas por el ejército ruso, la población rusohablante está participando de protestas en contra de la presencia de los militares rusos. Nadie aquí espera al ejército ruso con flores, como habría imaginado Vladimir Putin.

Y una última cosa. La OTAN, de la que tanto hablan nuestros camaradas occidentales. Hoy la posición “equidistante”, que responsabiliza a los dos bandos por igual de esta guerra... es simplemente falsa. Porque la responsabilidad de la guerra recae, ante todo, en los dirigentes político-militares de Rusia. Esta posición no ayudará en modo alguno a parar esta guerra.

No los eslóganes abstractos por la paz, sino la finalización de la agresión de la Federación Rusa como única responsable de esta guerra.

Además, independientemente de cómo termine esta guerra, Ucrania no entrará en la OTAN. Casi todos los proyectos de paz entre Rusia y Ucrania que se están debatiendo sugieren un estatus neutral para Ucrania. La adhesión a la OTAN es el primero al que renunciarán los dirigentes ucranianos.

Necesitamos desesperadamente su apoyo, una solidaridad internacional

En primer lugar, necesitamos desesperadamente difundir nuestras ideas, ... nuestros mensajes. Más o menos de lo que he estado hablando.
Quiero ver a mis compañeros de los partidos de izquierda,  organizaciones, iniciativas, con nosotros, de nuestro lado de la barricada. No junto al agresor imperialista.
Nos falta equipamiento táctico, equipamiento de defensa, medicina [...] Todo esto lo intentamos comprar y traer de Europa. Pero sin la ayuda de los camaradas del extranjero es completamente imposible hacerlo.
Por último, me gustaría agradecerles de nuevo que me hayan escuchado. Espero que los mensajes que digo se encuentren reflejados en sus declaraciones, y en sus acciones, en su solidaridad con nosotros. Saludos desde Kiev.

Salió la revista dedicada al tema ambiente
Ya salió la Correspondencia Internacional N48: Afganistán una nueva derrota del imperialismo
La escasez de vacunas y el negocio capitalista / Correspondencia Internacional Nº 46 - La Revista de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores (Cuarta Internacional)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Método de interpretación de la historia argentina
Revolución y contrarrevolución en Portugal (1975)
¿Por qué Fidel negocia en secreto con Reagan? (1982)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos