Jan 30, 2023 Last Updated 4:00 PM, Jan 28, 2023

Arrancó 2023 con nuevos tarifazos y pagos de la deuda externa, mientras los políticos tradicionales (Alberto, Kicillof, Larreta, Macri y el resto) están en campaña electoral. Azotados por la ola de calor y muchos sin un peso para irse de vacaciones, millones se tuvieron que anoticiar que desde el 1º de enero (¡vaya noticia de fin de año!) el transporte, las tarifas, las facturas de sus teléfonos y los alquileres siguieron redoblando su ascenso meteórico, en un país con la cuarta inflación más alta del mundo después de Venezuela, Zimbabue y Líbano. Desde los fideos que aumentaron tres veces más que la carne, a un alquiler de un monoambiente que cotiza en CABA a $70.000 por mes. Locura total. Para sellar semejante desastre, la CGT se apuró en decir que está de acuerdo en que este año se firmen paritarias al 60% y en cómodas cuotas, cuando la inflación rondará el 90 por ciento o más. Para ver cómo está el bolsillo popular vayan estas cifras para que cada uno compare. La canasta de pobreza medida en CABA ascendió a $152.963 y la de indigencia a $83.374. Mientras la ministra de Desarrollo Social, Tolosa Paz, dio de baja 155.000 planes sociales que están lejos de percibir la última cifra. Una muestra de la brutalidad ajustadora del gobierno peronista del Frente de Todos.

Para intentar ocultar semejante desastre aparecieron las perlas del verano. La vocera Gabriela Cerruti dijo “el pueblo va a reconocer esta epopeya del gobierno”. Otro tanto fue cuando desde la Rosada festejaron el 94,8% de inflación como un “objetivo cumplido”. A esto se le agregó el video de la titular del PAMI, Luana Volnovich, justificando la compra por 14 millones para cotillón mundialista porque, según dijo, le dio alegría a los adultos mayores. El presidente, que se la pasa inaugurando canchas de hockey y obras secundarias, dijo que Argentina es el segundo país que más crece en el mundo. Y comparó a uno de sus ministerios con la selección nacional: “funciona como la Scaloneta”, dijo en referencia al Ministerio de Vivienda, en momentos que se fueron otras 20.000 viviendas con el pago de 1.000 millones de dólares por deuda externa. Pasa que la Scaloneta nos trajo alegría, el peronismo es puras malas noticias.

El gobierno no puede ocultar su tremenda crisis interna, alejado cada vez más de la realidad. Acaba de mandar decenas de proyectos al Congreso con eje en la Corte Suprema y el control de la justicia, disociado en un 99% de las necesidades populares. Desde la renuncia a candidata de Cristina Kirchner hay un tembladeral. El peronismo y el kirchnerismo están huérfanos. Dicen que habría un Congreso del PJ en febrero para tratar de encarrilar semejantes pujas internas. Alberto, Cristina y Massa parece que no fueran del mismo gobierno. Alberto y Massa no dicen que se lanzaron pero se han lanzado. Y se anotan en la grilla Scioli, Wado De Pedro (con apoyo de Grabois), Kicillof, Manzur, Capitanich y sigue la lista.

La oposición patronal de Juntos por el Cambio no se queda atrás. Larreta, Morales, Lousteau y Santilli se sacaron la foto de los Beatles. El jefe porteño surfeó a riesgo de la integridad física de su profesor que le sostenía la tabla para la foto. Macri sacó otro libro diciendo que Juntos es la salida mientras recientemente alabó a la monarquía de Qatar como ejemplo de modernidad. Bullrich solo postea expresiones antiobreras y de mano dura al mejor estilo Milei, para “poner orden”, dice. Como si no trabajara para el desorden capitalista del cual siempre fue parte como funcionaria de otros gobiernos. Las y los dirigentes de Juntos por el Cambio se matan entre ellos, quedando la coalición al borde del estallido en varias provincias. Un cambalache total de quienes se postulan como supuestos republicanos. Por su parte, reapareció lo que se llamó en su momento “la avenida del medio” entre el gobernador Schiaretti de Córdoba y Urtubey de Salta. Se dicen “lo nuevo”, cuando son parte de un peronismo residual que viene gobernando dichas provincias al mejor estilo Alberto o Macri.

El verano también mostró los repudios a Alberto y Larreta en la costa. Hay millones de decepcionados que, en un año donde se cumplirán “40 años de democracia”, lo único que ven es pobreza, saqueo y nada de futuro. “¡Si Milei es lo nuevo qué nos espera!” dijo una joven al recordar que el liberfacho está a favor de vender los órganos, desconoce el cambio climático y acaba de defender a los golpistas de Bolsonaro.

Enero no fue calmo. Hubo un Atlanticazo ambiental repudiando la entrega del petróleo en Mar del Plata, donde se harán excavaciones de saqueo a 3.000 metros de profundidad. Está de paro por 48 horas el personal del Hospital Posadas. La Unidad Piquetera programa nuevas acciones ante el recorte de los planes sociales. A fin de año tuvimos la rebelión de residentes que impuso un aumento de salario a Larreta. Y se avecinan nuevos round de reclamos ante el crecimiento del ajuste y la entrega.

2023 es un año electoral. Mientras apoyamos los reclamos obreros y populares, decimos que la salida es la izquierda. El Frente de Izquierda se tiene que preparar para dar la pelea política unitaria contra todos los políticos del sistema. Postulando su programa de fondo y sus principales candidaturas. Izquierda Socialista propone la fórmula Bregman-Solano para ello (ver páginas centrales). Y llama a seguir fortaleciendo al FIT Unidad con políticas unitarias, la única alternativa de las y los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Escribe Adolfo Santos

El presidente Alberto Fernández difundió en estos días un par de spot publicitarios, en modo electoral, criticando al ex presidente Macri, tratando de mostrarse como una opción diferente a la gestión anterior. El objetivo del presidente es frenar el desbande de sectores peronistas desilusionados con su gobierno. Sin embargo, cuando el peronismo habla de los cuatro años de la derecha macrista en el gobierno, hay que recordarle que fue cómplice de las políticas aplicadas por el PRO y los radicales de Cambiemos durante ese período. Los gobernadores y parlamentarios peronistas y los dirigentes de la CGT dejaron pasar los ajustes y no organizaron a la clase trabajadora y demás sectores populares para enfrentar a ese gobierno derechista.

Con el argumento de que si vuelve la derecha será para aplicar tarifazos y atacar derechos -lo que es verdad- se está encubriendo que en estos últimos años el gobierno peronista fue el que ha profundizado el ajuste, aumentado los niveles de pobreza e indigencia, precarizado el trabajo, desvalorizado los salarios y robando a los jubilados y pensionados para cumplir con el FMI. Eso es lo que produce desilusión y ruptura de importantes sectores con el peronismo.

Los políticos peronistas, cuando son gobierno, aplican globalmente políticas similares a administraciones de derecha, independientemente de los discursos más radicalizados. No actúan con independencia política ni en defensa de la soberanía como nos quieren hacer creer, son ejecutores de los planes impuestas por el FMI y gobiernan junto a los  intereses económicos de los poderosos. Al igual que el gobierno de Cambiemos, el peronismo paga puntualmente la deuda externa, le hace grandes concesiones a los sojeros y grandes empresarios, entrega la soberanía a las multinacionales como en Vaca Muerta o Veladero e impulsa duros ajustes contra los trabajadores.

Aunque tengan diferencias, no hay un peronismo de izquierda y otro de derecha. Daniel Scioli dice que si no se presenta Alberto Fernández postulará su candidatura. Scioli es embajador en Brasil, ex vicepresidente de Néstor Kirchner y ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires, quien mantiene buen diálogo con Horacio Rodriguez Larreta y se ufana de las excelentes relaciones que construyó con Bolsonaro. Como él mismo reconoce: “Más a la derecha que yo, ¿qué hay?”.

El peronismo acusaba a Massa de ser agente de la derecha y ahora lo convirtió en una pieza clave de este gobierno apoyado por Cristina, los gobernadores y la CGT. Hasta el “rebelde” Pablo Moyano se ha convertido en su “fiel soldado” en el supuesto combate a la inflación, controlando depósitos de supermercados, una verdadera cortina de humo, como si Massa no supiera quienes son los formadores de precio y generadores de la inflación. En vez de estar discutiendo un plan de lucha para impedir las pérdidas salariales, los dirigentes burocráticos peronistas son colaboradores de un proyecto económico responsable de una inflación que en 2022 rozó el 100% y aplica un brutal ajuste.

¿Y Cristina? Solo le preocupan sus causas judiciales. En el reciente acto en Avellaneda no dijo nada de la inflación, no pidió aumento de salarios y nada señaló sobre el sometimiento al FMI. Cristina es la que dice “El capitalismo se ha demostrado el sistema más eficiente y eficaz para la producción de bienes y servicios que necesita la humanidad”, mientras en el mundo y especialmente en nuestro país crecen la pobreza y la indigencia, y la desigualdad social alcanza índices obscenos. El mismo capitalismo que defienden Larreta y Milei.

Está claro que hay que combatir al macrismo, a la derecha tradicional y a las políticas reaccionarias del liberfacho Milei que representa la fase decadente de un capitalismo cada vez más destructor y saqueador. Pero la opción no es el peronismo que está aplicando un mayor ajuste y enormes tarifazos, echándole la culpa a la herencia macrista mientras reconoció el escandaloso endeudamiento de Macri con el FMI. Claramente no es una alternativa capaz de generar bienestar a los trabajadores y sectores populares, por eso pierde base social.

No se combate a la derecha con políticas de derecha. La única opción para derrotar a los gobiernos derechistas no pasa por ninguna opción falsa tildada de “nacional y popular”, sino por una política de izquierda como la encarnada en el Frente de Izquierda Unidad.

Escribe Mercedes de Mendieta, legisladora CABA Izquierda Socialista/FIT Unidad

El gobierno de Fernández atraviesa una fuerte debacle y quien aparece en las encuestas para disputar la presidencia es Juntos por el Cambio, a pesar de sus crisis y disputas internas. Está claro que es necesario un recambio al peronismo, pero no son salida Larreta, Bullrich, Macri o Gerardo Morales. Dicen que si ganan las elecciones habrá un ajuste de shock porque el “gradualismo” del gobierno de Macri no sirvió para la “transformación” que necesita el país.

La semana pasada, Macri presentó su libro en Mar del Plata ¿Para qué?, sin dejar claro si se va a presentar o no. El ex presidente dijo que el gobierno de Fernández “es el peor de todos los tiempos” y habló de la necesidad de un “cambio claro, profundo y veloz”. En otras palabras, que un posible gobierno de Juntos irá por las reformas estructurales que no hizo en sus desastrosos 4 años anteriores.

Recordemos. Entre 2015 y 2019 las tarifas de luz y gas en el AMBA ascendieron entre el 1.500% y el 5.500%. Terminó su mandato con una inflación acumulada del 296%. La “pesada herencia” de Macri dejó al país con una deuda inédita por 45 mil millones de dólares con el FMI, que fue a parar a la timba financiera y a la fuga de capitales.

Entre los hechos más repudiables se destaca la represión que vivimos trabajadores y trabajadoras en 2017 mientras votaban junto al peronismo la reforma previsional a la baja.

A Larreta lo conocemos bien porque lleva casi 8 años de gobierno en CABA, la ciudad más rica y desigual del país. Larreta gobierna bajo un modelo de negociado inmobiliario expulsivo, donde se construyen edificios de lujo, y crecen la población de los barrios populares y las viviendas ociosas. Un gobierno que tuvo como centro de ataque a la docencia y estudiantes de la educación pública. Su repudiable ministra de Educación, Soledad Acuña, será una de las candidatas a Jefa de Gobierno.

El “modelo de ajuste Larreta” también fue sobre la salud pública, por eso residentes y concurrentes de los hospitales realizaron un paro histórico y la #MareaBlanca le arrancó un aumento salarial luego de meses de conflicto.
Larreta, que se la pasa hablando de la “República” y los “valores democráticos” terminó el año en medio del escándalo de Lago Escondido, donde la filtración de chats involucró a su Ministro de Seguridad D´Alesandro (que se tuvo que tomar licencia por 90 días) y al fiscal de la Ciudad Mahiques.

La otra candidata de peso es Patricia Bullrich, quien levanta un discurso reaccionario de mano dura, atacando a los piqueteros y llamando a reprimir la movilización popular. Fue la responsable de los operativos represivos contra el pueblo mapuche que terminó con la muerte de Santiago Maldonado y el asesinato de Rafael Nahuel. Como parte del “ala dura” del PRO, coqueteó con una posible alianza con el neofacho de Milei y recientemente no repudió las acciones golpistas de los bolsonaristas en Brasil. Claro que no empezó su carrera política acá, sino que durante los 90 estuvo con el peronismo y fue ministra durante el gobierno de la Alianza de De La Rúa.

Otra de las patas de Juntos por el Cambio son los radicales, que ya gobernaron, primero con Alfonsín y luego con De la Rúa-Chacho Alvarez, llevándonos al hundimiento con la crisis del 2001. Fueron repudiados con la movilización popular bajo la consigna “que se vayan todos”, y tuvieron que dejar el gobierno.

Juntos y el peronismo son los responsables de la crisis del país y van por más ajuste. Por eso cuando las encuestas dan un gran porcentaje de electores que dicen que el peronismo no va más, que quieren “algo nuevo”, les decimos que la salida no pasa por apoyar a Juntos sino apoyar al FIT Unidad.

Escribe Pili Barbas, dirigenta nacional de la Juventud de Izquierda Socialista

El domingo 8 de enero la extrema derecha bolsonarista de Brasil llevó a cabo una fuerte acción golpista, principalmente impulsada y financiada por empresarios, para desconocer el triunfo de Lula y pidiendo por una dictadura militar. Este hecho aberrante hizo eco en nuestro país. El facho de Milei -que ya salió varias veces a posicionarse a favor de Bolsonaro y recibió a su hijo diputado cuando visitó Argentina- salió a dar una declaración completamente repudiable. Por un lado, se posicionó “en contra de la violencia”, sin dar nombres. Una lavada de cara tremenda para Jair Bolsonaro, responsable político de estas acciones, junto con toda la extrema derecha de Brasil. Este reclamo de golpe fue fogoneado e impulsado por los sectores que pregonan el mismo discurso derechista y pro dictadura que Milei. Claro que esta declaración no es de extrañar. El mismo Milei, que se jacta de estar a favor de la ”libertad”, trabajó para Bussi, quien fue un genocida de la última dictadura militar. Estas acciones golpistas en Brasil demuestran lo peligroso de los discursos ultraderechistas de Milei y Espert, lo que venimos denunciando desde un principio desde la izquierda. Es inadmisible que estos discursos sigan avanzando, sobre todo en la juventud, donde ante la crisis de los gobiernos patronales llevan a pensar que Milei se presenta como algo “nuevo” o distinto. Pero Milei solo tiene para ofrecer más ajuste y represión, siendo la cara más cruel del capitalismo.

Lo de Milei no solo quedó ahí. En su declaración, el liberfacho no dijo una palabra de lxs responsables, y para colmo calificó a la izquierda de “doble moral”, comparando estas acciones golpistas con las movilizaciones populares en Chile y Colombia. De ninguna manera esto es comparable. Las movilizaciones protagonizadas por el heroico pueblo de Chile y Colombia fueron realizadas contras los ajustes de los gobiernos. Fueron movilizaciones de la clase trabajadora, las mujeres, disidencias y la juventud, en contra de los planes de miseria que nos imponen los gobiernos capitalistas. Esas son las movilizaciones que Milei repudia.

Con estas declaraciones, Milei suma una más a su larga lista de políticas neofascistas, negacionistas, reaccionarias, antiobreras, anti mujeres y disidencias. Recordemos que Milei niega la desaparición de lxs 30.000 desaparecidxs en la dictadura militar. Esta en contra de la implementacion de la ESI y del aborto legal. Quiere privatizar la educación pública y es un negacionista del cambio climático. Todas las políticas y propuestas de Milei son contra cualquier conquista y derecho para lxs trabajadores, las mujeres y disidencias y la juventud y a favor de seguir profundizando este sistema capitalista.

Lo ocurrido en Brasil no solo es repudiable, también se vuelve fundamentalmente necesario que se castigue a lxs responsables. Por eso llamamos a movilizar masivamente en unidad de acción contra estas acciones derechistas. Las calles tienen que ser el lugar donde la clase trabajadora salga a pelear contra los sectores militares, parlamentarios y empresarios que defienden un golpe militar.

Nuestra posición es clara. Rechazamos de manera categórica las acciones golpistas en Brasil así como también los discursos derechistas y negacionistas de Milei, Bolsanaro y Trump. Al mismo tiempo que defendemos e impulsamos las movilizaciones populares que se realizan en todo el mundo contra los ajustes de los gobiernos. Desde la Juventud de Izquierda Socialista somos parte de lxs jóvenes que no se resignan a que no hay futuro para nosotrxs. Construimos una alternativa política para salir de la crisis y que gobiernen lxs trabajadores con una Argentina socialista.

 

Escribe Claudio Funes

Con el alza de precios de 5,1% de diciembre pasado, el gobierno del Frente de Todos superó en tres años la inflación de la presidencia de Mauricio Macri, 296% en cuatro años. Alberto festejó el 94,8% del incremento acumulado durante el año 2022 por no haber llegado al 100% ¡ridículo! Con Rodríguez Larreta en CABA diciembre no fue mejor, con el 5,8% superó la proyección a nivel nacional.

En el arranque del gobierno de Alberto Fernández, según el Indec, el kilo de pan francés costaba $106; un paquete de fideos secos $56 y el kilo de carne picada $168. En el último relevamiento del organismo en octubre pasado, el pan costaba $385, los fideos $177 y la carne picada $728. Estos valores indican que a los sectores más empobrecidos, que dedican casi la totalidad de sus ingresos a la alimentación, la inflación los castiga mucho más.

Los analistas que participan del relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central (REM) anticipan que la inflación de 2023 rondará el 99%. De cumplirse este pronóstico, el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner terminará su mandato con un incremento en el índice de precios superior al 600%.

Ante esta dura realidad, el ministro de Economía, Sergio Massa, insiste con que la inflación bajará al 3% en abril y que la acumulada para 2023 será de 60%. Una gran mentira de campaña electoral peronista.

El gobierno deja pasar las remarcaciones de precios en sincronía con la evolución del dólar paralelo, para que los grandes capitalistas ganen a dos bandas: incrementan sus ganancias y liquidan los salarios que pagan en pesos devaluados. Alberto Fernández no gobierna para que los trabajadores llenen su heladera. Por eso ni siquiera los acuerdos de precios (Precios Justos) se cumplen. A pocas semanas del lanzamiento se notaron faltantes en las grandes cadenas de supermercados y se detectaron aumentos de hasta el 15% durante diciembre de 2022. ¿Esta es la gran herramienta del gobierno para intentar combatir el alza de precios?

El gobierno no solo da impunidad a los remarcadores, anunció la aplicación de nuevos tarifazos al servicio de las privatizadas. El 2023 arrancó con subas generalizadas en los servicios públicos y privados que serán un nuevo golpe a la economía familiar. Entre ellos el aumento del boleto del transporte, trenes y colectivos a partir del 1° de enero en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), valores que se actualizarán mensualmente a partir de marzo. También aumentará el subte, llegando el boleto a 80 pesos en septiembre, y se incrementaron los combustibles, tarifas de agua, gas y electricidad, tal como lo exige el FMI. Además, se incrementarán los precios de la telefonía, televisión, internet, los alquileres y el monotributo.

Como se puede apreciar con estos aumentos generalizados, es el propio gobierno quién fogonea la inflación que dice combatir. No fue culpa del Covid antes, ni de la guerra en Ucrania ahora, como afirmó Alberto. Es más, durante el mes de noviembre la inflación mostró bajas en casi todos los países del mundo. La culpa es del gobierno, porque la inflación es la forma en que se está llevando adelante el ajuste exigido por el Fondo Monetario, con el fin de pulverizar salarios, jubilaciones y gastos sociales.

Ante ello proponemos precios máximos y eliminación del IVA de la canasta familiar, control estricto y castigo a los formadores de precios, no con las “inspecciones” de la burocracia sindical de camioneros sino aplicando la Ley de Abastecimiento, que habilita a multar, clausurar y hasta expropiar a aquellas empresas que lo violen, sea colocando precios superiores o bien provocando desabastecimiento. Terminar con los tarifazos reestatizando las empresas privatizadas y su puesta en funcionamiento bajo gestión de sus trabajadores y usuarios, garantizando tarifa social para todo el que la necesite. Y fundamentalmente logrando un aumento de salarios y jubilaciones al valor de la canasta familiar.

Ya salió la Correspondencia Internacional N°51: La revolución de las mujeres y los pueblos de Irán
Ya salió la Correspondencia Internacional N°50: La invasión a Ucrania agudizó la crisis del capitalismo
Correspondencia Internacional N.49: ¡Fuera Putin de Ucrania! Apoyo a la resistencia ucraniana. No a la OTAN
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Los sujetos históricos (1984)
Revolución y contrarrevolución en Portugal (1975)
Capitulacion al Eurocomunismo (1977)
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

La rioja: La Ley del litio es más saqueo

La rioja: La Ley del litio es más …

17 Ene 2023 COMUNICADOS DE PRENSA

Juicio por Fernando / “Nunca vi nada semejante”

Juicio por Fernando / “Nunca vi n…

18 Ene 2023 El Socialista N° 552

El 5,1% es otro mazazo contra el pueblo trabajador

El 5,1% es otro mazazo contra el pu…

18 Ene 2023 El Socialista N° 552

A 36 años de su fallecimiento / Nahuel Moreno y el marxismo

A 36 años de su fallecimiento / Na…

18 Ene 2023 El Socialista N° 552

¿Hay que apoyar al peronismo para que no venga la derecha?

¿Hay que apoyar al peronismo para …

18 Ene 2023 El Socialista N° 552