Dec 06, 2022 Last Updated 11:21 PM, Dec 5, 2022


Escribe José Castillo

El super-ministro Sergio Massa presentó como un “gran éxito” la reciente renegociación de la deuda con el Club de París. Recordemos que se trata de una parte de la deuda externa, de “estado a estado”, con diversos países imperialistas (por orden de importancia: Alemania, Japón, Holanda, España, Italia, Estados Unidos, Suiza, Francia y Canadá).

Es una de las partes más corruptas del endeudamiento argentino, cuyo origen se pierde en los negociados más oscuros de la época de la dictadura militar. Por ejemplo, parte de la deuda es por la compra de dos helicópteros a Gran Bretaña (a la empresa Westland) que nunca llegaron al país, ya que la entrega quedó suspendida por la guerra de Malvinas. Los sucesivos gobiernos argentinos siguieron reconociendo esa deuda, a pesar de que los helicópteros fueron revendidos por la firma inglesa a Irak, que los utilizó en la guerra del Golfo. Otro caso paradigmático es la deuda con Holanda y España, por gasoductos que nunca se construyeron.  

 Massa se ufana de que logró “mejorar” el acuerdo firmado en 2014. Digamos que eso no era muy difícil: la negociación llevada adelante en aquel momento por el gobierno de Cristina Kirchner, con Kicillof como ministro de Economía, fue un auténtico escándalo, ya que, con el reconocimiento de intereses, llevaba a que nuestro país terminara debiendo 9.000 millones de dólares. En los años siguientes, luego de varios pagos, aún se adeudaban 2.000 millones de dólares de capital y se acumulaban “intereses impagos” (generados por la negociación de Kicillof) por otros 2.400 millones. Esto último es lo que se logró reducir en la actual renegociación de Massa.

Pero no debemos confundirnos: seguimos reconociendo, y pagando, esa escandalosa deuda generada por la dictadura. Con esos 2.000 millones de dólares que se reconocieron se podrían construir 70.000 viviendas populares (creando 280.000 puestos de trabajo genuinos). En vez de eso, una vez más, se prioriza a los pulpos especuladores.

Escribe Guido Poletti

Ya se está efectivizando la suba de tarifas eléctricas. Para las empresas del área metropolitana (Edenor y Edesur) se ha autorizado un incremento del 27% a partir del 1° de noviembre. Es el segundo impacto en el bolsillo popular en apenas dos meses, que afecta directamente a casi un tercio del total de los hogares. Como sabemos, no es cierto que solo afecta a los usuarios ricos (se sabe que, por distintas causas, decenas de miles de hogares no se inscribieron en el registro para mantener los subsidios).

Sin embargo, los tarifazos no terminan ahí. El proyecto de ley de presupuesto ya aprobado en Diputados y en camino a aprobarse en Senadores autoriza a que las empresas propongan un nuevo cuadro tarifario en 2023 “hasta que sea suficiente para saldar su deuda con Cammesa”. En la práctica, se esperan nuevos aumentos del 40% entre diciembre y enero y de otro 40% entre febrero y marzo.

Expliquemos la deuda de Edenor y Edesur con Cammesa. Esta última es la empresa distribuidora mayorista (estatal) que le compra energía a las transportadoras y luego se la vende a las distribuidoras minoristas (como Edenor y Edesur). Sucede que estas dos privatizadas hace un largo tiempo que, si bien le cobran las tarifas a los usuarios, no le pagan un peso a Cammesa (en la práctica venden energía que reciben gratis). Así, fueron acumulando una enorme deuda con la empresa mayorista estatal (más de 200.000 millones de pesos). El acuerdo con el gobierno fue que Edenor y Edesur suban las tarifas para pagar esa deuda. Pero ese pago se hará…en cómodas cuotas durante ocho años. O sea, cobrar en efectivo a los usuarios y pagarle en cuotas al estado. Un escándalo. Un negociado a la medida de Vila-Manzano (los dueños de Edenor) y de la transnacional ENEL (propietarios de Edesur).

Nos oponemos a los tarifazos, y seguimos diciendo que la salida no pasa por ahí ni por los subsidios que le mantienen las ganancias a las empresas. La única solución pasa por reestatizar todas las privatizadas bajo gestión de los trabajadores y usuarios, para garantizar servicios de calidad y tarifa social para quien la necesite.                  

Escribe Mariano Barba
 
En un estadio colmado por obreros metalúrgicos que finalizaban un congreso de delegados, se realizó el acto convocado por el kirchnerista Abel Furlan, secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Del mismo participó Cristina Kirchner y defendió el plan de ajuste del ministro de Economía Sergio Massa, y pidió a Dios que la ayude.
 
¡Queremos el aumento…! Con ese cántico, que predominó en muchos momentos del encuentro, los trabajadores mostraron su mayor preocupación y la exigencia de una recomposición salarial mayor a la de las paritarias para contrarrestar la galopante inflación.

Con ese cántico también se tapó el discurso del intendente de Pilar, Federico Achával, y se le reclamó al secretario general de la UOM. Ni hablemos de la silbatina que se escuchó cuando Cristina agradeció la presencia de Antonio Caló, el burócrata de la UOM que llevó a una caída histórica en los salarios de los metalúrgicos firmando paritarias por el 45% cuando la inflación anual llegará al 100%.
 
¿Y el salario?

La UOM cambió de conducción. Fue desplazado Caló y asumió el kirchnerista Furlán. Uno podría suponer que sería para mejor. Pero resulta que hubo un Congreso de la UOM y, muchos de los metalúrgicos que participaron, se lamentaron porque lo que menos se debatió fueron las paritarias y ni hablar sobre un verdadero plan de lucha, por una real recomposición salarial.

El peronismo kirchnerista sindical y político se la pasa hablando de que los salarios están bajos o que haría falta una suma fija de aumento, pero su burocracia sindical no hace un plan de lucha en serio para lograrlo. El plan económico del Frente de Todos está al servicio de aumentar las ganancias de las patronales, muchas de ellas metalúrgicas, no de defender el salario de millones de obreros que en los años en que está gobernando el peronismo con Alberto, Cristina y Massa han perdido más que en la era macrista.
 
Cristina y sus confesiones

A su turno, y con la presencia de los invitados Axel Kicillof, Andrés “Cuervo” Larroque y Amado Boudu, la vicepresidenta hizo un discurso que muestra claramente el pésimo momento que vive el gobierno nacional, al punto que reconoció: “Tuve que tomar una decisión y no me arrepiento”, para justificar el dedazo para designar a Alberto Fernández como el candidato del Frente de Todos en 2019.

En otro pasaje tuvo que reconocer el apoyo explícito a Sergio Massa, cuando habló de: “el esfuerzo que hace el ministro para resolver el problema de las divisas […] y ojalá Dios lo ayude para resolver el problema de la inflación […]”. ¡Pero Massa recorta partidas en salud, educación, rebaja las jubilaciones y paga salarios miserables al personal de Salud, como en el Posadas o el Garrahan, al mejor estilo macrista! ¿No es Massa quien en el Presupuesto 2023 subió en un 102% los pagos de los intereses de una deuda externa usurera para cumplir con el FMI? Está claro que, con sus dichos, Cristina reconoció que es parte de esto.

Cristina prosiguió con sus típicos malabares discursivos. “Yo voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que nuestro pueblo pueda organizarse en un proyecto de país que recupere la ilusión. Éramos un pueblo alegre en 2015. Volvamos a recuperar esa alegría…”  ¿Pero olvida que ese discurso ya lo hizo en la campaña de 2019? ¿Que van tres años de gobierno peronista y los índices de pobreza e indigencia vienen creciendo? Es el viejo relato de que hay que tener “cuidado de que vuelva la derecha”, para seguir pidiendo un nuevo voto al peronismo en el 2023, cuando lo que hace falta es cambiar de raíz este modelo económico de miseria, saqueo y sometimiento. Para eso hay que optar por la izquierda, no de nuevo por un peronismo que demostró que es más ajuste, inflación y pérdida salarial.

El peronismo no va más

 En el congreso del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, diputado nacional y titular del PJ de la provincia de Buenos Aires, les marcó la cancha a las aspiraciones reeleccionistas de Alberto Fernández: “Para aventureros, está el turismo”. Y agregó: “Dejen de jugar a los ofendidos y tristes”. El kirchnerismo se muestra en todo momento y lugar por fuera del gobierno que integra. Una maniobra ya gastada y poco creíble. Por eso decimos que el peronismo no va más, en todas sus variantes.

Hace décadas que se abandonaron las banderas históricas de justicia social, soberanía económica e independencia política. El peronismo en sus distintas variantes viene gobernando con más pobreza, miseria y entrega a las multinacionales. Profundizó el sometimiento con el FMI reconociendo el brutal endeudamiento de Macri. A tal punto que Cristina, Yasky y Baradel se reunieron con el embajador de Estados Unidos.

Por eso decimos que la salida es la izquierda, que lucha por una nueva dirección sindical para la clase trabajadora, fomentando el sindicalismo combativo, y por una nueva alternativa política, que nunca gobernó, como lo venimos planteando con el Frente de Izquierda Unidad, para pelear por un gobierno obrero y una Argentina socialista. Esta es la salida que necesitan los trabajadores y sus familias, para que haya trabajo, salario, salud, educación y vivienda y un futuro digno de ser vivido.

Escribe Claudio Funes

En el debate del Presupuesto 2023, el gobierno del Frente de Todos logró que se apruebe una nueva tasa que se aplicará a los pasajes aéreos, tanto de vuelos de cabotaje como internacionales. La media sanción en la Cámara de Diputados se definió por un voto y la ausencia de Javier Milei (y parte de su bloque) fue señalada como un voto a favor silencioso.

Esta maniobra parlamentaria muestra una vez más que el “anarcocapitalista”, tal cual se define, que lanza furibundos discursos contra la “casta”, es parte de ella. Y no solo eso, sino que con su ausencia favorece a Eduardo Eurnekián, dueño de la empresa que tiene la concesión del aeropuerto de Ezeiza, Aeroparque y otras terminales aéreas en el país. Un típico “empresaurio” (según define Milei) que vive a costillas del Estado.

Todo esto no fue casualidad. El “libertario”, aparte de ser un furibundo defensor del negocio capitalista (plantea la privatización total de la Educación, la Salud y hasta justifica la venta de órganos), es empleado de confianza de Eduardo Eurnekián. Quien se hizo millonario, no por el libre juego del mercado, sino por sus nexos con el poder de turno.

Eurnekián en 1998 recibió de Menem la explotación de los aeropuertos, en 2007 Néstor Kirchner le perdonó deuda y prorrogó la concesión hasta 2028. Luego, presurosos, en 2020 Alberto Fernández y Cristina Kirchner le renuevan la concesión hasta 2038. Ante esto, el “liberfacho” calla y acompaña.

“Si yo tuviera que elegir entre el Estado y la mafia, me quedo con la mafia. Porque la mafia tiene códigos, la mafia cumple, la mafia no miente. Y sobre todas las cosas, la mafia compite” manifestó Milei. Será por esto que le solicitó ayuda financiera para su campaña a Leandro Cositorto, detenido por asociación ilícita y las estafas piramidales que llevó adelante desde Generación Zoe.

Por más que hable contra la corrupción de la política de los partidos patronales, Milei es parte de ella.


Escribe Noe Agüero, legisladora provincial Izquierda Socialista/FIT Unidad

Todo indica que la irresponsabilidad, la impunidad y la negligencia fueron los componentes que llevaron a la muerte a la docente Alejandra Bengoa, a que su hija Marina y su amiga Alexa, ambas de catorce años, estén hoy peleando por sus vidas. Fue otro crimen vial y el asesino al volante fue Oscar González, legislador de Córdoba, presidente provisional de la Legislatura y miembro destacado del Jury de Enjuiciamiento (encargado de juzgar a los jueces). En su trayectoria ocupó distintos ministerios provinciales: el de Seguridad, de Salud, de Gobierno y fue vicegobernador. Es una especie de señor feudal en Villa Dolores y el departamento San Javier.

El sábado 29 de octubre en el Camino de la Altas Cumbres González manejaba un auto BMW de alta gama, por eso pudo salir ileso del terrible impacto. Conducía a más de 150 kilómetros por hora y se cruzó de carril a la salida de una curva, a pesar que la doble línea amarilla se lo impedía. Así chocó de frente al automóvil Sandero de la docente, quien falleció en el acto.

A partir de allí el aparato del PJ se movilizó para tapar todo. La policía controló la escena impidiendo filmar y sacar fotos, pero permitió que allegados a González pudiesen sacar de su auto dado vuelta bolsos negros cuyo contenido se ignora, alterando la escena del crimen. Lo que no pudieron evitar es que salieran a la luz toda la impunidad, los privilegios y la corrupción, que recorre al PJ y también a la UCR y al PRO de Juntos por el Cambio.

González tenía asignados por el Tribunal Superior de Justicia cuatro autos de alta gama secuestrados en causas judiciales. Uno era el BMW que conducía, y otros se los repartía con legisladores radicales y de PRO, cuyos bloques sospechosamente le votaron una licencia hasta fines de noviembre y como sanción solo pidieron que renuncie a la presidencia provisional de la Legislatura.

Además se supo que González es millonario, pues posee una docena de inmuebles de gran valor en Córdoba, y que en su declaración jurada les asignó valores muy por debajo de su valuación fiscal. También es dueño de un valioso inmueble fantasma en San Javier, que no figura en los registros catastrales e impositivos.

Es por todo esto que desde Izquierda Socialista le proponemos al Frente de Izquierda que en el recinto pidamos cárcel común y efectiva ya para González y su expulsión de la Legislatura, sabiendo que solo la movilización de los familiares y la población que repudia este crimen son la única garantía de que haya verdadera justicia.

Ya salió la Correspondencia Internacional N°50: La invasión a Ucrania agudizó la crisis del capitalismo
Correspondencia Internacional N.49: ¡Fuera Putin de Ucrania! Apoyo a la resistencia ucraniana. No a la OTAN
Salió la revista dedicada al tema ambiente
«
  • 1
  • 2
  • 3
»
Oportunismo y trotskismo ante los gobiernos de Frente Popular (1982)
Tesis sobre el guerrillerismo (1986)
Malvinas, prueba de fuego
«
  • 1
  • 2
  • 3
»

Nuestro semanario. En el que te acercamos el reflejo de las luchas del movimiento obrero, las mujeres y la juventud, además un análisis de los principales hechos de la realidad nacional e internacional.

Es una herramienta fundamental para fortalecer a Izquierda Socialista y al Frente de Izquierda.

La suscripción del periódico impreso nos permite también seguir editándolo, ya que nos financiamos con nuestros propios aportes y del de los suscriptos.

 

Suscribite a la versión Impresa

Más Leídos

Gran triunfo Multicolor / Mariana Scayola reelecta como secretaria general de Ademys

Gran triunfo Multicolor / Mariana S…

30 Nov 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Aumento de las dietas / ¡Solo el FIT Unidad lo repudió!

Aumento de las dietas / ¡Solo el F…

25 Nov 2022 COMUNICADOS DE PRENSA

Lo nuevo es la izquierda

Lo nuevo es la izquierda

23 Nov 2022 El Socialista N° 550

Por una fórmula única presidencial del FIT Unidad: Bregman-Solano

Por una fórmula única presidencia…

23 Nov 2022 El Socialista N° 550